La Historia de Dios


   
Mientras otros te miran, quizás no aprecian en realidad quien eres, porque no conocen de dónde vienes, y muchos te ven hoy bien vestido, bien arreglada, trabajando, todo parece normal, todo parece marchar bien… 

Pero no siempre ha sido así. Y es que cada uno de nosotros tiene una historia. Una historia que no siempre es conocida, y muchas veces hasta difícil de compartir. Quizás porque es causa de vergüenza para algunos, para otros es como revivir el dolor de nuevo, para otros simplemente no consideran que su historia sea relevante o importante. 

La Biblia dice en Proverbios 16:25 “Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero que acaban por ser caminos de muerte.” 

Y es que no es un secreto que nuestras decisiones muchas veces son el factor determinante de nuestros destinos. Y sé que muchos de nosotros somos el resultado de nuestras decisiones. 

Puedes estar deacuerdo conmigo que hay cosas en nuestras vidas que si nosotros tuviéremos el poder de cambiarlas o volver atrás y quizás haber hecho las cosas diferentes lo haríamos? 
Pero quiero que sepas que nada de lo que nosotros vivimos se desgasta. 

De hecho, sé que muchos podrían escribir libros y hasta hacer películas de sus historias y estoy seguro que serían grandes éxitos en las pantallas de Hollywood, romperían records de taquillas. 

Títulos como: “Rescatado de las tinieblas” “rescatado de los vicios” “Al borde de la muerte” “Al borde del peligro” “El dolor del ayer” “Mi pasado y yo” “La Vida de un sobreviviente” serian todos aplicables a muchos de nosotros. 

Estoy seguro que hoy hay personas que quizás no deberían estar aquí, personas que sobrevivieron las experiencias más dolorosas, más terribles, y más difíciles de sus vidas y aún hoy no saben cómo están vivos y como todavía están de pie… 

La Biblia dice en Lamentaciones 3:22-23 “Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.” 

La verdad es que yo he aprendido a mirar a las personas no como simples personas, más bien como historias.
 
Historias de sacrificio, historias de supervivencia, historias de redención, historias de fe, historias de milagros, historias escritas por el dedo de Dios. 
Yo sé que muchos han llorado lágrimas, lagrimas que si tuvieran voces, tendrían mucho que decir. Yo sé que muchos les ha costado llegar a donde están, tener lo que tienen, lograr lo que han logrado… 
Sé que muchos quieren ser mejores personas, mejores padres, mejores madres, mejores hijos y quieren darles a sus hijos y familia un futuro mejor, diferente al que tuvimos. 

Y no se necesita ser religioso para entender que fue Dios el que ha hecho posible que hoy hayamos llegado hasta aquí, fue Dios el que estuvo allí cuando estabas a punto de derrumbarte, cuando estuviste a punto de terminar con tu vida, fue Dios el que te sostuvo, el que te dio fuerzas para seguir adelante, el que te ayudo a levantarte de la depresión, de la tristeza, del dolor… 

El Salmo 63:8 dice “Mi vida entera está unida a ti; tu mano derecha no me suelta” 

Yo sé que muchos hicieron daño y alguna vez hirieron a otro, y hoy quisieran devolver el tiempo y haber hecho las cosas diferentes. Pero fue Dios el que te dio una segunda oportunidad cuando no la merecías… Y aun en las cosas que quizás perdiste, fue Dios el que te ayudo a sanar, a perdonar, a rectificar, a reponerte, a intentar de nuevo… 

Dios siempre ha estado allí, Él ha estado presente, tu junto a Él han escrito la historia de tu vida… Tú eres una historia... Una historia que tiene la marca de Dios por todos lados.

Dice Jeremías 1:5 «Antes de darte la vida, ya te había yo escogido; antes de que nacieras, ya te había yo apartado; te había destinado a ser profeta de las naciones.» 

Muchos necesitan escuchar tu historia para ser inspirados, para ser fortalecidos, para ser cambiados… Tu historia es un testimonio que puede rescatar a muchos de caer en muchas cosas, de ser destruidos, de ser devorados… 

Y no te sientas mal, si sientes que tu estas en medio de esa historia aún, si sientes que quizás estas ahora mismo en medio del dolor, de la depresión, de la tristeza, de la soledad, de la culpa…Pues, Dios quiere que sepas que Él está contigo también, ahora mismo y está haciendo historia junto a ti. 

Porque aunque El NO trae desgracias a nuestras vidas, Él nos ayuda en medio de ellas cuando vienen, y nos hace mejores. Él es el único que puede hacer que todas las cosas nos ayuden para bien. Aun aquellas que no se sienten como tal.

Yo llegue a la conclusión que si Dios me ama tanto que ha hecho y sigue haciendo grandes cosas por mí, no podía seguir ignorándolo, no podía seguir siendo indiferente hacia un ser que solo me ha mostrado amor, perdón, cuidado y protección. Entendí que El no solo quería que yo conociera de El… Sino que lo conociera a El de una manera personal. 

Así que decidí abrirle mi vida y mi corazón para que El viniera y me ayudara a usar mi historia para ayudar a otros, le permití que pasara de ser simplemente el Dios de los cielos, a ser el Dios de mi vida. 

Hebreos 4:7 “Dios otra vez fija un día: Hoy. Diciendo por medio de David después de mucho tiempo, como se ha dicho antes: SI OIS HOY SU VOZ, NO ENDUREZCAIS VUESTROS CORAZONES.” 

Y hoy te invito a que también lo hagas el Dios de tu vida. Abriendo tu vida y tu corazón y diciéndole con tus palabras… 

“Señor Jesús, te invito a mi vida, entra en mi corazón, perdona mis errores, sana mis heridas, quiero que seas mi Dios.”

Pastor Rafael Saracual,
La Viña Franklin

1 comment

  • Juan

    Juan Ayala

    Amen pastor, cierto que cada quien es una historia, y Dios la puede usar para ayudar a otros a nuestro alrededor. Dios le bendiga.

    Amen pastor, cierto que cada quien es una historia, y Dios la puede usar para ayudar a otros a nuestro alrededor. Dios le bendiga.

Add comment