No hay problemas sociales...

Para las familias.

Una de las cosas más difíciles en la vida es sin lugar a dudas tener una vida satisfecha en la relación matrimonial. Las culturas, la educación, el carácter, las costumbres, los hábitos, el pasado, etc. Son factores que influyen en el desarrollo de una relación matrimonial saludable. 

Generalmente para tener un certificado universitario se tiene que estudiar por cierto números de años y haber aprobado los créditos necesarios para obtenerlo. Para tener una licencia de conducir, al menos en Estados Unidos, tienes que estudiar y pasar dos pruebas, una escrita y una de manejo para poder optar a una licencia de conducer. Para poder viajar a otro país debes aplicar para obtener un pasaporte, luego aplicar para obtener una visa si el país a visitar la requiere, y parece ser que para todo hay proceso de calificación, un proceso de aprobación… Excepto para casarse. 

Hoy en día, para obtener una licencia de matrimonio en la mayoría de los países solo necesitas mostrar tu identificación y te dan la licencia. Parece que en este mundo muchas cosas son más importantes y requieren más preparación y calificación que el unirse en sagrado matrimonio , en una unión legal, bajo estatutos legales y estatutos celestiales, una unión para toda la vida con la persona que nosotros consideramos ha ganado nuestro amor, y con la cual hemos decidido compartir nuestras alegrías, nuestras tristezas, nuestras victorias, nuestras luchas, nuestra salud, nuestra enfermedad, en buenos tiempos y en malos tiempos, y con la cual comenzaremos una familia. Que ironías las de este sistema, cierto? 

Parece que las cosas deberían ser diferentes. Hoy en día los índices de divorcios son exorbitantes, tanto en el ambiente secular como en el ambiente cristiano, hoy hay más familias destruidas que familias consolidadas. Todo esto porque simplemente la gente no sabe como estar casado, no sabe como nutrir una relación, no sabe como mantenerse casado. De allí emanan los problemas que azotan a nuestras sociedades actualmente. 
Los hijos crecen sin uno de sus padres o con padrastros, lo que provoca algo llamado “discapacidad emocional”, ya que cada niño o niña necesita de ambos padres biológicos, voluntariamente envueltos en la formación, educación, disciplina y crianza, para desarrollar valores y crecer saludablemente. 

Esta problemática  lleva a las nuevas generaciones a desarrollar problemas de conducta, problemas de sociabilidad, problemas emocionales, problemas de adaptación y hasta problemas psicológicos y psiquiátricos. 

Por consiguiente los hijos desarrollan “comportamientos de escape”, que la sociedad llama: Delincuencia, prostitución, adiciones, vicios, violencia, salvajismo, homicidio, suicidio, apatía, violaciones, rebeldía, y paremos de contar... 

En realidad no existen problemas sociales, lo que existen son problemas familiares, pues la familia es la base de la sociedad, y si las familias están en declive también la sociedad en general estará en declive. 

Lo que hoy somos y muchas cosas que hoy nosotros hacemos, son el producto de la falta de valores, educación, disciplina y formación que NO tuvimos de nuestros padres y necesitamos sanar, perdonar, dejar ir todo aquello que nos marcó, que nos hirió, y que nos causó dolor, para poder darle a nuestras parejas e hijos lo mejor de nosotros y no lo peor de nosotros. Ya que ellos no tienen la culpa de nuestro pasado y no merecen ser víctimas de nuestras heridas. 

Tu que estás leyendo esto y quizás te sientes identificado y quizás te sientes convencido, quiero decirte que Dios cree en ti, aun estas a tiempo de sanar y de aportar un grano de arena y hacer de nuestra sociedad una sociedad mejor al levantar una familia saludable. 

Quizás piensas que tú has contribuido al deterioro de la sociedad al no ser un buen esposo o una buena esposa, o quizás no fuiste un buen padre o una buena madre, o quizás no fuiste un buen hijo o una buena hija, pues quiero que sepas que Jesús es nuestro redentor,  y quiero decirte que Él tiene el poder para recuperar lo que se perdió, para darte lo que el enemigo y el mundo te robo y aunque los años no pueden devolverse, Dios tiene una manera única de llenar tu vida de propósito y satisfacción a tal punto que sentirás que nunca perdiste nada, que todo lo que paso hoy ha servido para tu bien. 

Como dice la Biblia… “A los que aman a Dios todas las cosas les ayudan para bien”. 

Le darías espacio a Jesus en tu vida hoy?

Que seas lleno de muchas bendiciones!!! 
  

Pastor Rafael Saracual 
La Viña Franklin                                                                                                                                              
www.lavinafranklin.com  

308 Jordan Rd, Franklin TN 37067 -  Servicios Domingos 2pm

Leave a comment

    Add comment